Familias de cabildo Indígena transforman sus vidas gracias a diálogo social con Cerro Matoso

Hasta el año pasado se estimaba que Puerto Libertador requería con urgencia cerca de siete mil viviendas para igual número de familias en diferentes condiciones de vulnerabilidad y que tan sólo el 30% de los hogares de la zona rural de este municipio del sur de Córdoba, habitaban en viviendas dignas.

En Puerto Libertador cientos de familias han tenido que invadir predios urbanos para tener un lugar donde vivir.
La urbanización Marina Nader II, cuenta con vías de acceso pavimentadas y redes de acueducto y alcantarillado pero aún no se ha construido la primera vivienda.

A estas cifras se suma la desidia administrativa y la mala planeación del ente territorial que tiene convertido en elefantes blancos proyectos de vivienda como la Urbanización Marina Nader II, la cual a principios de esta década prometía dar solución de vivienda a 153 familias pero que en la actualidad no tiene ni un sólo ladrillo, pese a que cuenta con recursos aprobados por el Ministerio de Vivienda.

En medio de este preocupante panorama han surgido proyectos para reducir el déficit habitacional o mejorar las condiciones de las viviendas, como el adelantado por la comunidad indígena Zenú asentada en el corregimiento Centro América de Puerto Libertador y la compañía minera Cerro Matoso.

La iniciativa que beneficia a 110 familias indígenas surtió en el marco del proceso de consulta previa que el Ministerio del Interior ordenó realizar a Cerro Matoso con el cabildo indígena Centro América -perteneciente al resguardo Zenú del alto San Jorge-, en su objetivo de adelantar el proyecto de expansión minera en el sector conocido como La Esmeralda.

En mayo de 2015, luego de múltiples mesas de trabajo donde fueron identificados los impactos que generaría la expansión minera en la zona, fue protocolizado el proceso de consulta previa, donde ambas partes acordaron la puesta en marcha de planes de manejo, los cuales contemplaron la ejecución de un proyecto de mejoramiento de vivienda en un plazo de tres años.

Tras la protocolización de los acuerdos pactados en la consulta previa, Cerro Matoso y la organización indígena entraron en una etapa de diálogo en la que se estableció que el proyecto mejoramiento de vivienda sería ejecutado a través de la figura de autoconstrucción por parte de los mismos beneficiarios y con la dirección y supervisión de personal técnico de la compañía minera.

Para Luis Joaquín Rojas, gobernador del cabildo Centro América, la autoconstrucción de las viviendas fue posible gracias al diálogo y a la confianza depositada por Cerro Matoso en la organización indígena para que los recursos fueran administrados de manera eficiente.

Mejor calidad de vida, con nuevas viviendas

Según información consignada en el Plan de Vida del pueblo Zenú del alto San Jorge, elaborado en junio de 2014 y presentado a la Dirección de Asuntos Indígenas, Rom y Minorías del Ministerio de Interior, las viviendas del cabildo Centro América habían sido construidas con materiales muy deficientes, sus paredes estaban dañadas por el comején y el estado de la madera era muy precario.

Luego de la ejecución del programa de autoconstrucción y mejoramiento de viviendas, los integrantes de esta comunidad vecina a la operación de Cerro Matoso, señalan que el proyecto ha mejorado la vida de núcleos familiares.

“Los impactos del cambio en las condiciones de vida son evidentes”, así lo manifiesta Nidia Montes, líder de la parcialidad indígena, al señalar que además de vivir de una manera más digna, la intervención ha mejorado la salud de su hijo que padece de problemas respiratorios.

Nidia Montes también destaca que la participación de las familias en el proceso de autoconstrucción posibilitó optimizar los recursos asignados para cada vivienda.

Miladis Peña narra que vivió por más de 18 años en una casita muy pobre con piso de tierra y techos en mal estado que en época de invierno y vendavales ponía en apuros a todos los integrantes de su familia. Hoy la mujer asegura que tiene una vivienda digna gracias al diálogo de su cabildo y Cerro Matoso.

El Vicepresidente de Asuntos Corporativos de Cerro Matoso, Luis Marulanda del Valle, reconoce que el programa de mejoramiento de vivienda en las comunidades vecinas a la operación, como el cabildo indígena de Centro América, es uno de los más sensibles para las familias porque con esa inversión se mejora notablemente la calidad de vida de muchas personas.

Marulanda del Valle señala que la autoconstrucción de viviendas surge como una oportunidad de fortalecer la capacidad organizativa de la comunidad indígena y que a través del diálogo social se identifican las problemáticas, las soluciones y se priorizan las inversiones.

Con el proyecto de autoconstrucción de viviendas desarrollado por el cabildo indígena y Cerro Matoso, los habitantes del corregimiento Centro América evidencian que el trabajo en equipo es progreso, la fuerza es la unión y la felicidad es el amor, tal como está citado en un mural elaborado por miembros de esta población rural del alto San Jorge.

Image

CRÉDITOS

Dirección / Investigación de campo: Alfonso Tercero Chica Castilla

Diseño /  Front-end: Oscar Tejada

Producción audiovisual: Romario Rivera - Livis Molina

Imágenes: Archivo gráfico Panorama del San Jorge

Agradecimientos: Cabildo indígena Zenú de Centro América